¿Qué tipo de inversiones se efectúan en España?

Sergio Japaz

22 febrero, 2021

La legislación española proporciona diversas opciones a los inversores que deseen invertir y trabajar en España. La clave para decantarse por una u otra dependerá tanto del perfil del inversor, como de las características de la inversión y del plazo y contenido del retorno pretendido.

Según nuestra experiencia en el despacho, las inversiones en territorio español, por lo general, se materializan por cuatro vías:

a) Creando una unidad productiva.

Si lo que se trata es iniciar una actividad comercial para la venta de bienes o prestación de servicios de todo tipo los inversores pueden optar por convertirse en un empresario autónomo o por crear en una persona jurídica.

Los tipos societarios más frecuentes son la Sociedad Limitada (S.L. o S.R.L.), Sociedad Anónima (S.A.), Sociedad Limitada Nueva Empresa (S.L.N.E.) y la Sociedad Profesional (S.P.).

Existe asimismo la posibilidad de registrar una Sucursal de la empresa extranjera y de crear una Oficina de Representación. Por sus características no suelen ser escogidas en casos de microemprendimientos o autoempleo.

Por otra parte, el inversor puede iniciar su actividad de forma personal sin necesidad de acudir a formas jurídicas colectivas. Es lo que se denomina empresario autónomo, freelance o trabajador por cuenta propia y tiene cómo ventaja la posibilidad de iniciar la actividad con muy pocos trámites administrativos.

No obstante, lo anterior, la limitación de responsabilidad patrimonial que otorgan las sociedades de capital a sus socios, la facilidad de transmisión del capital social, así como el régimen fiscal hace que un número ínfimo de inversores extranjeros opte por convertirse en empresarios autónomos o freelance.

b) Participando en una empresa ya existente en España.

Como decíamos, la segunda alternativa del inversor extranjero es participar en una sociedad mercantil ya existente aportando capital, bienes o derechos (marcas, patentes, know how, …) en colaboración con el socio local para el inicio o el mantenimiento y/o expansión de un proyecto en marcha.

c) Implementar contratos destinados al mercado español.

No es indispensable constituir una nueva entidad o asociarse con otra ya existentes. Se puede tener presencia en España, sin necesidad de establecer físicamente un centro de operaciones en España, a través de acuerdos de distribución, la realización de operaciones a través de un agente o comisionista o por medio de una franquicia por citar algunos ejemplos.

d) Adquiriendo la propiedad o el uso y disfrute de bienes o derechos.

Esta es la que más se repite en el perfil de inversor particular que no busca desarrollar una actividad industrial, comercial o profesional sino más bien dar un uso rentable a su capital. En estos casos la inversión de destina a bienes inmuebles, obras de arte, títulos valores, deuda pública, etc.

Por último, se debe insistir en la diversidad de opciones que aporta la legislación española; lo que permite al inversor optar por una o varias de ellas y hasta alternarlas en el tiempo para adecuarlas en cada momento a su plan de inversión.

© abogadoglobal 2021
Todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción total o parcial aún citando procedencia.

Recuerde que, en ningún caso, esta información constituye consejo o asesoramiento jurídico proporcionándose con una finalidad divulgativa del Derecho.

Si se encuentra en algunos de los supuestos abordados o quiere formular alguna consulta, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarle con su caso.

Suscribir

Conectar

Facebook   Linkedin   Instagram  Twitter

Quizás también le interese leer…

0 comentarios

Enviar un comentario